seguinos en

 
INICIO
TEXTOS

TEXTOS
   

Carlos Skliar en su texto ‘Poner en tela de juicio la normalidad, no la anormalidad’ nos dice,

“…La diferencia -sexual, de genera­ción, de cuerpo, de raza, de género, de edad, de lengua, de clase social, de cuerpo, de etnia, de religiosidad, de comunidad, etc.- todo lo envuelve, a todos nos implica y determina: todo es diferencia, todas son diferencias. Y no hay, de este modo, algo que no sea diferencias, algo que pueda supo­nerse como lo contrario de diferencia. Sería apropiado decir aquí que las di­ferencias pueden ser mejor entendi­das como experiencias de alteridad, de un estar siendo múltiple, intraduci­ble e imprevisible en el mundo. Por eso creo que en educación no se trata de mejor caracterizar qué es la diversi­dad y quién la compone, sino en com­prender mejor cómo las diferencias nos constituyen como humanos, cómo estamos hechos de diferencias. Y no para acabar con ellas, no para domes­ticarlas, sino para mantenerlas y soste­nerlas en su más inquietante y pertur­bador misterio.”

 
     
 

Gabriela Guebel nos comenta,

"Diversidad en los modos de aproximarse a la experiencia, de reconocerse otrx cada vez. Una manera de no saberse. La multiplicidad de voces en el afuera y el adentro. Todos, todas, respiramos y nos movemos. En ese mar compartido, nos encontrarnos, diferenciamos, alegramos, reconciliamos. Bailamos la disidencia con los estereotipos, la distancia con las formas pre formateadas.
Cuando nos encontramos en danza inclusiva, en danza en la diversidad, en Danza Sin Límites, hay posibilidad potencia permiso y nada que temer. Temblamos ante lo incierto y a la vez nos sumergimos en esa incertidumbre porque ¿qué otra cosa hay?
La diversidad como una necesidad de la presencia de lxs otrxs para co crear, para existir en común."

 
     

Laura Battaglini dice sobre el día del evento,

"La llegada. De mañana. Cemento y verde. Algunos perros con sus dueños. Los árboles.
Un acontecimiento está siempre en un punto de situación.
Una irrupción en el espacio. Cambiar la visualidad.
Hacer aparecer lo que ya está pero de otra manera.
El espacio como una potencialidad. Un campo abierto.
Se colocan las telas de colores. Acompañan los instrumentos de música. Una chica elije un árbol para su espectáculo. Un clown camina saludando. Una actriz con capelina se pasea invitando gente. Un hombre se acerca a otro para contarle una historia.
Se entretejen los árboles con tiras de colores.
Cambiar el paisaje del parque. Ver el cielo entre los árboles, jugar entre las hojas.
Aparece el suceso.
La visibilidad hace ver lo que aparece.
Un acontecimiento está siempre en un punto de situación que podría ser cualquiera.
Pero no lo es porque la gente se acerca. Pregunta. Observa. Mira. Dibuja. Baila. Juega. Los chicos tocan los instrumentos. Se ayudan. Se ríen. La gente pasa. Pregunta. Participa. Se miran. Esta el otro.
Ante tanta repetición poder pensar que hay un lugar para la poesía.
El Arte dijo Klee “No reproduce lo visible, hace visible”.
Hoy lo visible sucede, cuando el ser entra en la esencia del ser mismo.
Eso me hace pensar en Whitman, lo expresan sus palabras:
Me he dado cuenta de que basta estar con los que uno quiere,
Me basta demorarme al atardecer con aquellos que quiero,
Me basta sentir cerca la hermosa carne, la carne que es curiosa, que respira y que ama.
¿Pasar entre la gente y tocar alguno, o rozar con el brazo el cuello de un hombre o de una mujer, no es esto mucho?
No pido otra alegría, nado en ella como en el mar.
Hay algo en estar cerca del hombre y de mujeres y de mirarlos, y en su contacto y en su olor, que es grato al alma,
Todas las cosas son gratas al alma, pero esta es la más grata."

 
     
 

Sergio Pletikosic, nos comenta,

El proyecto significó una apertura de todos los campos convocados, disciplinas artísticas (teatro, danza, literatura, música, performance) que se cruzaron para concluir en el evento convocado en Parque Chacabuco, el 10 de octubre de 2016. Desde mi rol de coordinador artístico y técnico, tuve la posibilidad de trabajar y abrir el espacio real a la diversidad, incluirme en gestiones donde las personas involucradas lograron la suficiente apertura para que el evento llegara a buen término. Se trabajó en conexión con el Gobierno de la Ciudad desde su Ministerio de Espacios Públicos.
También hubo la suficiente claridad en la bajada del proyecto a las distintas actividades del evento, que se vieron reflejadas en la convocatoria del público general concurrente al parque. La gente se integró a las actividades  y compartió las acciones inclusivas, que aportaron desde lo artístico educativo, afinidades y diferencias en el marco de una jornada de acción comunitaria, claramente diversa.

 
     
 

A modo de final sin fin o de un final inconcluso:

En el marco del día del ‘Respeto por la Diversidad Cultural’ se concretó el evento en Parque Chacabuco de la ‘Plataforma Itinerante Danza en la Diversidad’ para rescatar y valorar el lenguaje de la danza como patrimonio de todxs y ampliar así sus fronteras con la participación de aquellxs con quienes nos fuimos encontrando durante la jornada. Las márgenes del río guían al río, pero el flujo del río también, lenta y continuamente, da nueva forma a las márgenes. Co-evolución.
El tiempo, lineal y no lineal, fue protagonista de la experiencia en un espacio desconocido y novedoso para todxs. El lenguaje de movimiento cultivado tanto en el campo educativo (contamos con la participación de 4 docentes) como en el artístico (contamos con la participación de 6 artistas callejeros), fue despertando en el otrx un proceso capaz de ayudarlx a entrar en contacto con su verdadera singularidad en un clima de improvisación, enlazando el sentir del propio cuerpo con lxs otrxs y el entorno. El sentir es ver lo que es, no anular nada sino buscar de reconocer todo lo que hay. Es abrirse a la escucha. Y en este clima se fue dando la jornada.
Es así como la inclusión de las diferencias, danza en la diversidad, puede ser una práctica del mutuo conocimiento de unx y el otrx, de relación y de conversación con unx mismx y lxs otrxs en la experiencia del vivir. En la relación con el otrx y lxs otrxs, dar a luz nuestras discapacidades y hacer nacer nuestras capacidades desconocidas para darnos, cada unx de nosotrxs, un más en la vida, no de superioridad sino de libertad en las relaciones, sin necesidad de incluir ni excluir a nadie. Con dignidad, con señorío, es decir, sabiendo de nuestra pequeñez y de nuestra grandeza de ser seres viviendo, estando, siendo en cada momento. 
Queremos agradecer a todo el equipo de trabajo por su compromiso durante la jornada y a todxs aquellxs que participaron de la experiencia. Más Info. en www.danzaenladiversidad.com.ar, en twitter y Facebook.

Adriana Barenstein y Marina Gubbay

 


Buenos Aires | Octubre | 2016