seguinos en

 
INICIO
PROYECTO

PROYECTO
   

Marina Gubbay, nos dice:

Pienso en lo diverso que asume la forma del desviarse, del apartarse del camino y me reconozco atravesando esos senderos. Hoy y ayer y quizás mañana también. A su vez, mi vida tuvo su punto de inflexión al encontrarme, en un momento dado, con la misma pasión de siempre en la danza, pero en un cuerpo nuevo que imponía un punto de partida distinto. Un antes, un durante y un después y ese después que se transforma nuevamente en un antes de otra nueva experiencia y así voy andando mi camino, camino de experiencias.
El mundo de la danza me daba un lugar y con el correr de los años fui habitándolo y encontrando mi propio lugar. Dos grandes maestros me guiaron en la travesía, Patricia Stokoe (Expresión Corporal, 1950) y Alito Alessi (DanceAbility, 1987). Ambos se dieron la posibilidad de imaginar y promover una danza en sintonía con la demanda social. En sus propuestas se estructura una secuencia de continuidad artística y pedagógica guardando cada una las diferencias específicas, de acuerdo a los lugares y a las épocas en las que las mismas se fueron desarrollando. Claro está que la secuencia no es lineal, presentando los vaivenes y las contradicciones propias de los procesos que involucran dimensiones sociales de lo político y lo artístico.
Ambos han dejado sus propias huellas en mí, haciendo de sus pensares y de sus haceres mi propia letra, mi trazo propio. Trazo en lo educativo y también en lo artístico, que supone en mí la pérdida de automatismos de saber y es siempre hacia fuera, hacia la alteridad, hacia lo completamente otro y, por lo tanto, hacia lo desconocido, hacia lo que se ignora, donde lo sabido sabe que ya no sabe. Y así me dejo ser, me dejo estar, más allá del vértigo y el desafío que me genera cotidianamente.
Comprendo, un poco más, la inclusión en ese dar la bienvenida en el mutuo desconocimiento de mí y del otro en la relación. Dejar de mirar hacia lo apuntado, hacia al apuntado y comenzar a sospechar del dedo que apunta,de cada unx de nosotrxs, los llamados artistas y educadores. Una transformación ética que desplace la mirada sobre sujetos apuntados como diferentes y pase a ser una mirada puesta en nosotrxs, en aquello que pasa - pedagógica y artísticamente -entre nosotrxs.
Lxs invito a andarjuntxs este lunes 10/10 en Parque Chacabuco.
Piedra libre para todxs!

 
     

Por qué plataforma itinerante danza en la diversidad? 

"El hombre inteligente encuentra casi todo ridículo, el hombre sensible casi nada’. Von Goethe (1749 – 1832, dramaturgo y poeta alemán)
Un saber que requiere de un pensar sensible al aceptar la presencia del otro y dejarse afectar por su demanda profunda de vivir en el mundo.
Resuenan con más claridad las palabras de Carlos Skliar (investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas-CONICET y del Área de Educación de la FLACSO-Argentina)
‘En el pensamiento de la diferencia no existen sujetos diferentes. La diferencia está entre sujetos, no en el interior o en la naturaleza de un sujeto”

Es justamente la diferencia la que nos permite mirar. Los valores que fundamentan la educación y el arte en la diversidad son ante todo, de carácter social y cultural. Partimos de considerar como una riqueza, o cuanto menos como una característica de la realidad humana, la diversidad de pensamientos, creencias, capacidades, procesos, intereses de las personas y de los colectivos humanos.
“Ser mujer, ser gitana, ser síndrome de Down, ser negra, ser paralítico o ser sencillamente niña o niño es un valor. La naturaleza es diversa y no hay cosa más genuina en el ser humano que la diversidad. No hay dos amapolas iguales. La historia de la humanidad es la historia de la diversidad” de López Melero
Somos seres únicos e irrepetibles y es un compromiso de toda sociedad vivir la diversidad como una forma de enriquecimiento colectivo.
La diferencia marca el rumbo y el destino de vidas que componen la sinfonía del mundo. Por eso hablamos de pluralizar: el punto de partida es la igualdad y el punto de llegada es la singularidad.

 


Buenos Aires | Octubre | 2016